Tiempo de actuar

Es importante entender que aún tenemos la oportunidad de revertir este camino que nos lleva a desbalancear el ecosistema del cual dependemos por completo para nuestra supervivencia.

Lo cierto es que debemos hacer algo al respecto.  Es vital salir a limpiar nuestras playas y océanos, pero antes, veamos esta analogía bastante sencilla:  Qué harías si te encontras el agua rebosando de la tina de tu casa.  ¿Te pondrías a recoger el agua mientras la llave de agua sigue abierta? ¿O cerrarías primero la llave y luego te pones a recoger el agua?  Justamente debemos todos ser conscientes y entender la importancia de cerrar esa “llave” de consumo desmedido de plásticos de un solo uso (para comenzar).  Muchas veces creemos que una pajilla, una bolsa plástica o un vaso plástico que aceptemos no va a hacer gran diferencia.  ¿Qué pasaría si 6 billones de habitantes pensaran igual?  ¿Cuántos productos plásticos estaríamos consumiendo diariamente?  Por eso creemos fielmente en el poder de uno.  Cada uno tiene el poder de hacer cambios en su estilo de vida, y por más pequeños que parezcan, van a representar una diferencia.  No es solo el impacto directo que podemos generar, también el ejemplo que podemos crear en nuestros familiares y amigos a cambiar poco a poco por una vida que genere menos impacto al único planeta que nos ofrece todas las condiciones para que podamos vivir.

¿Qué es lo que cada uno de nosotros puede hacer para ayudar de manera individual?

Establezcamos las Prioridades

Lo primero es RECHAZAR principalmente todos los PLÁSTICOS DE UN SOLO USO..

Todo lo que esté hecho o envuelto en plástico y que no podás rechazar, al menos debemos REDUCIR su consumo.

Lo que lograste reducir pero siempre consumiste, debemos hacer todo lo posible por REUTILIZARLOS.

Y por último, lo que ya no podemos reutilizar, hacernos responsable de que se lleguen a reciclar.  Porque el RECICLAJE no es la fórmula más importante?  Lastimosamente a nivel global se ha llegado a reciclar menos de un 9% de todos los plásticos que se han generado.  La infraestructura, la educación de cómo hacerlo y a esto agregamos que no todos los plásticos son reciclables, hacen que en muchos países se llegue a reciclar hasta menos de un 2%.